LOS HÁBITOS DEL CONSUMIDOR DE LA FARMACIA

Showrooming y ROPO: cómo adaptar la farmacia a los nuevos hábitos del consumidor

16 AGOSTO 2018

reforma-farmacias-modernas

LOS HÁBITOS DEL CONSUMIDOR DE LA FARMACIA

Showrooming y ROPO: cómo adaptar la farmacia a los nuevos hábitos del consumidor

16 AGOSTO 2018

reforma-farmacias-modernas

Los hábitos del consumidor en la farmacia

Volvemos a repetirlo: la tecnología ha cambiado nuestra manera de vivir, de relacionarnos con nuestro entorno y, por supuesto, de comprar. La barrera que separaba la vida real de la vida online ha caído y hoy ambos mundos están más cerca que nunca. En este contexto aparecen conceptos que describen los nuevos comportamientos del consumidor y a los que debemos prestar atención para reinventarnos. Showrooming y ROPO son habituales en el día a día de retailers y profesionales, por lo que queremos ayudarte a adaptar tu farmacia a ellos.

Pero, antes de nada, ¿sabes de qué estamos hablando? Quizás no conocías el término concreto, pero te aseguramos que sí conocerás lo que describen. El primero, Showrooming, ocurre cuando un consumidor acude a una tienda física para ver qué producto le puede interesar pero después realiza una búsqueda en Internet y compra la opción más barata. ROPO denomina todo lo contrario: un cliente que encuentra un producto que le interesa por Internet y acude a la tienda física a comprarlo.

“Hoy en día el mundo online y offline confluyen en uno solo, y las farmacias debemos adaptarnos a las nuevas tendencias de compra del consumidor”

Si alguien utilizase estos conceptos de manera negativa o responsabilizándolos de las trabas en sus ventas, esa persona estaría cayendo en un grave error. No habría entendido que, hoy, el negocio online y offline son uno mismo y deben de tratarse en conjunto, haciendo que se integren, retroalimenten y nutran. Sólo de esta manera nos estaremos adaptando al cliente, a sus nuevas necesidades y gustos.

El showrooming y el ROPO, lejos de ser un problema que afecte a nuestra farmacia, deben aprovecharse como una ventaja. Y es que, intentar combatir contra una tendencia social no nos servirá de nada. Por lo tanto, hagamos lo único que podemos hacer: ponernos manos a la obra para beneficiarnos de ellas.

“Para que el cliente compre en nuestra farmacia tenemos que ofrecerle una experiencia de compra única y un valor añadido que no encuentre en otro lugar”

Vayamos por partes. Showrooming. El cliente entra a nuestra farmacia con su móvil conectado y preparado para dar respuesta a cualquiera de las dudas que tenga sobre nuestros productos. Pongámoslo fácil. ¿Y si al lado de determinado producto para el rostro el cliente encontrara una pantalla en la que consultar sus propiedades y beneficios? ¿Y si, por ejemplo, tuviera acceso a un catálogo de productos complementarios de la misma gama que no tenemos en stock en la farmacia pero que pudiera encargarlos desde esa misma pantalla y pasar a recogerlos otro día?

Para que el cliente compre en nuestra farmacia física tenemos que convencerle ofreciéndole experiencias y un añadido que no encontrará en otro lugar. Un diseño de farmacia atractivo y pensado en su comodidad nos ayuda a ello, como también lo hace hacer uso de la tecnología para que la compra sea interactiva, personalizada y divertida. Disponer de un plan de campañas para la farmacia nos permitirá planear cómo seguir atrayendo tráfico a la farmacia (quizás organizando concursos, programando masterclass o creando un sistema de fidelización exclusivo). Además, el papel del farmacéutico también será crucial, ya que debe ser capaz de combinar técnicas de venta, formación y especialización en las áreas y productos que se vendan.

“El perfil de usuario que busca y compara productos por Internet, y que termina realizando la compra en el punto de venta físico es, también, muy significativo”

Tener en cuenta el showrooming es importante, pero también deberemos atender al perfil de usuarios que se decantan por el ROPO. Y es que llega a practicarlo hasta un 21% de los consumidores. Por lo tanto, el perfil de usuario que busca y compara productos por internet, y que termina realizando la compra en el punto de venta físico es muy significativo. Entonces ¿Qué deberíamos hacer? Para atender a ambos perfiles de cliente, lo importante es que nuestra farmacia tenga una buena presencia online, y al mismo tiempo, sea capaz de aportar valor y experiencias en el espacio físico. De esta manera, estaremos dándoles a los clientes lo que realmente quieren: la posibilidad de ser ellos mismos quienes eligen como realizar sus compras.

En definitiva, tenemos que tener muy clara la idea de que al consumidor le da igual dónde comprar y por qué canal hacerlo. Va a primar su comodidad, los mejores precios y la mejor experiencia de compra. Para ello, se mueve hacia todas las direcciones, por lo que nuestro deber es estar en ambos destinos.

Te ayudamos a mejorar la experiencia de compra de tu farmacia

¿Cómo puedo convertirme en la farmacia de referencia del barrio?, ¿cómo puedo mejorar la experiencia de compra en mi farmacia? O, ¿cómo puedo mejorar la fidelización de mis clientes? Descubre la respuesta a todas estas preguntas en nuestra nueva guía para ayudarte a conseguir una compra experiencial.